El objetivo de la iniciativa es instalar capacidades institucionales para gestionar el conocimiento generado por académicos e investigadores de acuerdo a la política de acceso abierto de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo.

La  “La Universidad de Tarapacá en sintonía con la ciencia abierta” INCA210008 es el título del proyecto adjudicado en el Concurso InES Ciencia Abierta 2021 de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), donde la UTA buscará Instalar capacidades institucionales para gestionar el conocimiento generado por los académicos e  investigadores de la universidad en concordancia con la política de acceso abierto de ANID y estándares internacionales en la materia.

La gestión del conocimiento generado por los académicos e investigadores de la Universidad descansa en dos unidades centralizadas dependientes de la Vicerrectoría Académica: la Dirección de Investigación, Postgrado y Transferencia Tecnológica (DIPTT) y la Dirección de Biblioteca (SBUTA), quienes serán un pilar fundamental en el desarrollo de este proyecto.

La instalación de una nueva forma de gestionar el conocimiento científico al interior de la Universidad bajo la lógica de la ciencia abierta supone una transición multidimensional que involucra factores de orden político, organizacional, tecnológico y cultural.

El director del proyecto, Dr. Rodrigo Ferrer Urbina, se refirió a la importancia de esta iniciativa dentro de los objetivos de la institución y su conexión con el público, “la ciencia avanza, se construye y crece en la medida que la información esté disponible para que esta pueda ser analizada, replicada y cuestionada por toda la comunidad, sobre todo por la comunidad científica, eso permite que se mejore, pero la ciencia también tiene que difundirse, tenemos que ser capaces de que la información sea accesible. La Ciencia Abierta aborda estos dos ejes, maximiza el alcance de toda la información y facilita el acceso al diseño de los procedimientos y a los resultados de investigación para que pueda ser replicada y sometida a contrastes externos. Esperamos contribuir al desarrollo científico con la mejora de la calidad de nuestra investigación, esto a través de una política transparente que mejore su acceso a la comunidad en general”, explicó.

Según añadió Ferrer, el proyecto contará con el desarrollo de repositorios donde se pondrá a disposición los artículos, bases de datos y toda la información recopilada dentro de las investigaciones de la universidad, la que estará a cargo de Pablo Espinoza, director de Biblioteca de la UTA, donde se contará con servidores donde se aloja toda la data reunida en las investigaciones.

“Se beneficiará al investigador para favorecer la colaboración interna, los académicos podrán conocer las investigaciones de quienes lo rodean y se entrecrucen con intereses en común. Por otra parte, los estudiantes podrán conocer en detalle y replicar la investigación que hacen sus profesores, además, los propios trabajos de investigación de los estudiantes también van a quedar a disposición”, indicó Ferrer.

Como parte de la política de ciencia abierta, será necesario contar con profesionales administradores de datos con las competencias  necesarias para gestionar y conservar los datos de investigación, así como académicos investigadores con dominio de las herramientas tecnológicas e innovaciones que permitan la colaboración científica. Por lo tanto, la propuesta de rediseño organizacional deberá ir de la mano  con la implementación de dos programas orientados a fortalecer el capital humano para la ciencia abierta, estos son: el programa de capacitación permanente dirigido a profesionales de la Universidad a cargo de implementar las políticas de acceso abierto y el programa de capacitación permanente dirigido a académicos y estudiantes de posgrado de la Universidad que deban interactuar con las políticas de acceso abierto, de carácter voluntario.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here