La llegada del COVID-19 a Chile, en marzo de 2020, registró un aumento considerable de los ingresos de pacientes con cuadros respiratorios graves a hospitales, clínicas y centros de salud para atenderse bajo la Ley de Urgencia.

 

Pero, ¿de qué trata esta ley? Es una norma que garantiza la atención en cualquier establecimiento de salud a cualquier persona que se encuentre frente a una urgencia vital o emergencia, independiente de la previsión que tenga el paciente.

 

Según el jefe de Urgencia de Clínica Tarapacá, Dr. Gonzalo Rojas, la ley “aplica en el ámbito de toda condición de salud o cuadro clínico que involucre estado de riesgo vital o riesgo de secuela funcional grave para una persona y, por ende, requiera atención médica inmediata impostergable. Aplica para pacientes de Fonasa e Isapre”.

 

En Clínica Tarapacá, durante el último mes, la tasa de hospitalizaciones por Ley de Urgencia fue de un 4%, principalmente por patologías del síndrome coronario agudo y COVID-19.

 

En definitiva, la normativa que entró en vigencia en 1999, consiste en un préstamo que otorga la institución de salud a la que está afiliada el o la paciente (Fonasa o Isapre) por el valor de la atención entregada por un prestador de salud no preferente. El copago varía según la cobertura de su plan de salud. Para pagar la deuda, la persona tiene la posibilidad de acceder de manera automática a un préstamo legal.

 

Sus beneficios son evidentes, como la posibilidad de que, durante un riesgo vital, el paciente sea atendido de forma inmediata, hasta estabilizarlo.

 

¿Cómo obtener una mejor cobertura?

 

La Ley de Urgencia opera en todos los recintos médicos, sin embargo, para tener una mejor cobertura tenga presente lo siguiente:

 

Fonasa: Si es beneficiaria de Fonasa, idealmente debería acudir a un establecimiento público de salud. Si por urgencia vital debe ser atendido en un centro de salud privado, quien represente al atendido debe dar aviso a Fonasa para gestionar su traslado una vez que sea estabilizado.

 

Isapre: Las personas beneficiarias de Isapre deberían ir a una clínica u hospital establecidos en su plan de salud. Si por urgencia vital esto no ocurre, quien represente al atendido debe avisar de inmediato a la Isapre para gestionar el traslado a la red de establecimientos definido en su plan.

 

En caso de reclamos por infracción a la Ley de Urgencia, la persona beneficiaria o quien lo represente, debe acudir a la Superintendencia de Salud.

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here