Protocolo sanitario obliga a empresas a proveer mascarillas certificadas para sus trabajadores

0
255

Durante lo que dure la pandemia, el protocolo de seguridad sanitaria laboral, dispuesto en la ley 21.342, señala que las compañías deben entregar a los trabajadores mascarillas certificadas, de uso múltiple y con impacto ambiental reducido. Esta ley, busca reforzar la protección de los trabajadores ante el COVID-19 mientras estén realizando sus labores, presencial o semipresencial.

 

Por este motivo, han sido miles las empresas que han comenzado a buscar proveedores que cumplan con los requisitos impuestos, de forma de colaborar también en el retroceso de la pandemia. Una de las tecnologías más requeridas en este periodo, es la de NanoCupper que lleva nueve años en el mercado ofreciendo innovadores productos para el cuidado de la salud, elaborados con nanotecnología que utiliza partículas de cobre como un agente antimicrobiano activo.

 

“Las mascarillas NanoCupper son reutilizables y mantienen una actividad antimicrobiana, incluso, después de 50 lavados. Su efectividad comprobada es del 99,9%, por lo que garantizamos la protección de los usuarios durante ese tiempo, lo que además genera un impacto ambiental efectivamente reducido”, explica Diego Valer, gerente comercial de NanoCupper.

 

Estas mascarillas están certificadas bajo la norma europea UNE 0065, están validadas en la Unión Europea y cumplen con la ley chilena 21.342. “Nuestras mascarillas cuentan con dos capas con tratamientos especiales que permiten una acción sanitizante y antifluido y una capa interior con sistema de impregnación de nano partículas de cobre, que ayuda a la eliminación de hongos, bacterias y virus. Esto, junto al diseño y la calidad de los materiales, permiten brindar una protección respiratoria efectiva, confortable e higiénica”, señala el ejecutivo.

 

NanoCupper es una empresa chilena nacida en 2011 que se dedica al desarrollo de productos para el cuidado de la salud sobre la base de nanotecnología e innovación de punta, que utiliza al cobre como su principal elemento antimicrobiano. Gracias a su exitosa fórmula, en 2020 comenzaron su internacionalización, inicialmente en Estados Unidos y actualmente, comercializan sus productos en América y Europa, ya que cuentan con variados estudios microbiológicos bajo normas ISO, así como también certificaciones internacionales como la UNE 0065 de España y CWA 17553:2020  de la Comunidad Europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here