Verano y psoriasis: Mitos y verdades de una compleja relación

0
270

En algunos casos, los rayos solares sí ejercen un efecto terapéutico positivo sobre pacientes: eso sí, la recomendación es un máximo de 10 minutos.

 

Algunos tratamientos alternativos o spa pueden ser efectivos, pero siempre como complemento y con aprobación del terapeuta. 

 

Felipe Valderrama, paciente de psoriasis: “Es importante mejorar la alimentación, realizar actividad física y mantenerse mentalmente saludable”.

 

“La psoriasis no es solo una enfermedad que uno tiene en su espacio de intimidad, sino que afecta en todas las dimensiones de la vida. Entonces, obviamente llegando el verano, aparecen ciertas complicaciones (…) es una enfermedad muy visible, que afecta a la piel, por lo tanto, andar con short, con una polera más cortita, implica que las placas sean mucho más visibles, sobre todo quiénes las tenemos en el cuero cabelludo. Entonces, es bien complicado, porque generalmente pasa que estás mal emocionalmente, porque hay un tema de autoestima”, revela, con mucha honestidad, Felipe Valderrama Escobar (34), actor y académico.

 

La historia de Felipe con la psoriasis es la de muchos y muchas. En 2018, como consecuencia de una enfermedad psicológica, comenzó a manifestar síntomas dermatológicos, inicialmente en su cabeza. “Todo partió con una pequeña placa en la cabeza que se manifestó como caspa, y que luego fue avanzando por todo el cuero cabelludo”, recuerda. Hoy, la psoriasis de Felipe, si bien es moderada, se extiende también a piernas, brazos y espalda.

 

La enfermedad de la psoriasis afecta al menos a 100 millones de personas en todo el mundo, según el informe global sobre la enfermedad publicado este año por la OMS. En Chile, de acuerdo a datos del reciente “Estudio de Incidencia de Psoriasis en Chile”, entre 180.000 a 200.000 personas padecen esta patología: de ellas, un 20 % son casos severos que van a requerir de terapias más complejas.

 

Como muchos pacientes de esta patología, Felipe debió aprender, reinventar hábitos y adaptarse a sus características molestias. “Por un lado está el tema estético, como me ven los demás y la sensación de tener que explicar que lo que tengo no es caspa, ni heridas, ni quemaduras. Tampoco es contagioso. Eso es lo más complejo, y que poco a poco he podido ir normalizando en mi día a día”, cuenta el joven profesional oriundo de Viña del Mar. “Es importante mejorar la alimentación, realizar actividad física y mantenerse mentalmente saludable”.

 

Afortunadamente, Felipe poco a poco ha logrado avanzar en el tratamiento de sus dolencias y heridas, las que hoy trata a base de tópicos y de un “cambio de actitud”. Sin embargo, reconoce que tanto el estrés como las situaciones que afecten su salud mental siguen siendo los principales causantes de recaídas; es aquí donde surge una pregunta que identifica a muchos entre quienes padecen psoriasis ¿El verano y sus actividades asociadas como tomar sol o un baño, sirven como terapia? ¿O por contrario, pueden implicar un riesgo de empeorar la salud del paciente? 

 

Verano y psoriasis: Conocerse a sí mismo(a) es fundamental

 

El pasado 20 de enero, la doctora Daniela Armijo -dermatóloga de Clínica Dermacross- respondió vía Instagram live diversas preguntas relativas a los efectos del periodo estival en pacientes con psoriasis. La instancia de encuentro entre profesionales especializados y pacientes se transmite habitualmente los jueves a las 19: 30 hrs, y es parte de la exitosa campaña “Tratando la psoriasis”. En esta ocasión, la cita contó con la presencia y testimonio de Felipe Valderrama. 

 

Al respecto, el joven académico cuenta que, en su caso, el verano sí lo ayuda a tratar su enfermedad. “A mí me beneficia, probablemente por la exposición al sol -siempre moderada- y el baño en el mar. Pero también creo que tiene que ver con la sensación de descanso y relajo que impiden situaciones de estrés que quizá uno vive durante el año”.

 

En este sentido, la doctora Armijo parte precisando que los efectos del verano no necesariamente afectan a todos por igual. “La verdad es que la psoriasis puede tener un componente estacional, y que es distinto en cada paciente”, explica. “Efectivamente, los estudios han mostrado que hay un grupo de pacientes que mejora en el verano, y otro que empeora. Y un tercer grupo pequeño que mejora en el invierno, así que, como les decía, la psoriasis es distinta en cada uno de los pacientes, por eso es importante conocerse”, afirma. 

 

¿Sirve como terapia la exposición a la luz solar?

 

La Fototerapia es una terapia que utiliza radiación ultravioleta para disminuir la inflamación de las placas de la psoriasis en el cuerpo. “La luz ultravioleta del sol produce una disminución de las defensas en la piel, y de esa manera, al disminuir las defensas, disminuye la inflamación de las placas”, explica la doctora Armijo. “En ese sentido, claro que el sol ayuda. Ahora, como decía recién, existe un grupo de pacientes que no mejora con la luz, incluso, algunos pueden empeorar”. 

 

Las “Balneoterapias”

 

Este tipo de tratamiento se asocia a terapias alternativas a base de aguas termales y masajes. “Hay estudios que proponen que esto podría ayudar a los pacientes por diferentes razones: uno, porque las aguas termales pueden ayudar a hidratar la piel, a disminuir la sequedad de las lesiones. También, toda esta baja de estrés que significa estar de vacaciones, pasarlo bien, estar en un spa con masajes, claramente le ayuda a desconectarse”, afirma la doctora Armijo.

   

“¿El baño en el mar tiene algún efecto para las placas? Porque yo me he dado cuenta que se me cicatrizan más rápido”, pregunta uno de los conectados al live, a lo que la doctora responde: “Hay estudios sobre Balnearioterapia que se han hecho en el Mar muerto, y algunos  pacientes mejoran. Ahora, es difícil decir si es solo el mar o es un conjunto de cosas, un poco de sol, la relajación de las vacaciones, etc, pero como terapia complementaria, se ha visto que ayuda. No quiero decir con esto que los pacientes abandonen sus tratamientos; todo lo contrario, siempre manténganlos, y ante cualquier duda, pregunten al dermatólogo que los está tratando”.

 

Felipe Valderrama, por su parte, reflexiona a modo de conclusión. “Para mí el verano es mi estación para la psoriasis. Entiendo que para otra gente pueda ser complicado, pero para mí, en lo personal, es una de las mejores épocas. También es cuando el pudor se me va y ya no importa que se me vea la placa, no importa que se me vea la pierna, porque también hay que empezar a soltar ese pudor que afecta muchísimo también al nivel de estrés que alimenta a esta enfermedad. Ahí es el momento de romper ese círculo complicado que genera el estrés”.

 

Pacientes con psoriasis: Recomendaciones y tips para el verano

 

Tiempo de exposición de la placa al sol (en caso de ser aprobado por su terapeuta): En horas de menor radiación solar, es decir, antes de las 10 AM, y después de las 5 PM.  No más de 10 minutos.  

 

Control de la picazón de las placas debido al sudor: Antes de iniciar un ejercicio o una actividad que implique sudar, es fundamental hidratar la piel con una crema adecuada y utilizar ropa preferentemente de algodón, en lugar de materiales sintéticos.

 

¿Qué protector solar es recomendable? Factor FPS30 + o FPS50 +. Es fundamental la re aplicación cada 3 o 4 horas. 

 

Para hidratación de la piel: Aplicar diariamente la crema asignada como terapia. Los pacientes con psoriasis deben mantener la piel hidratada, y para eso es recomendable que apliquen a diario una crema humectante en todo el cuerpo, la que idealmente debe ser libre de colorantes y perfumes.

 

Se puede seguir la campaña #TratandolaPsoriasis en Instagram y Facebook en @tratandolapsoriasis y encontrar información actualizada y de calidad en www.laposriasis.cl

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here