Hallamos verdadero gozo de Navidad cuando hacemos del Salvador el punto central de esa temporada. Podemos tenerlo en nuestros pensamientos y en nuestra vida al realizar la obra que Él desearía que hiciéramos aquí en la tierra. En esta época, en particular, sigamos Su ejemplo al amar y servir a nuestros semejantes.

La Navidad es el espíritu de dar sin pensar en recibir. Es felicidad porque vemos alegría en las personas. Es olvidarnos de nosotros mismos y encontrar tiempo para los demás. Es paz porque hemos hallado paz en las enseñanzas del Salvador. Es la época en que más particularmente nos damos cuenta de que cuanto más amor damos, más amor hay para los demás.

Cuando la temporada de Navidad nos rodee con toda su gloria, busquemos, como hicieron los reyes magos, una estrella brillante y especial que nos guíe hacia nuestra oportunidad navideña de servicio para con nuestro prójimo. Hagamos todos el viaje a Belén en espíritu, llevando con nosotros, como regalo para el Salvador, un corazón dulce y comprensible; y que todos tengamos una Navidad llena de gozo.

Thomas S. Monson
Henry B. Eyring
Dieter F. Uchtdorf

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here