De acuerdo a Naciones Unidas, a consecuencia del avance de la industrialización, deforestación y agricultura a escala, la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera ha ido aumentando en niveles nunca antes vistos en tres millones de años.

 

De hecho, según el “Programa de la ONU para el Medio Ambiente”, a nivel planetario se requiere una reducción del 55% de emisiones para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5C. Esto, tomando en cuenta que el calentamiento trae consigo mayor frecuencia e intensidad de calores extremos, olas de calor, precipitaciones, sequías, reducción de hielos, entre otros.

 

En Chile, cada dos años se tiene acceso a un inventario de emisiones actualizado y presentado de manera pública por el Ministerio de Medio Ambiente. En el último informe disponible, se publicaron datos consolidados a escala nacional y regional, comprendidos desde 1990 hasta 2018.

 

El despliegue de estas cifras entregó datos preocupantes. Según la observación realizada por Data Intelligence, las cinco regiones con más emisiones netas (emisiones menos absorciones) de CO2 equivalente fueron la Metropolitana, Antofagasta, Valparaíso, Biobío y Atacama.

 

Dentro de estas, las dos primeras mostraron un nivel de emisiones netas más alto, promediando las 22 mil kilotoneladas cada una, alcanzado incluso una emisión 3 veces mayor que Atacama.

 

Esto se contrapone en gran medida al caso de las regiones del sur de nuestro país, en donde se observó una mayor cantidad de absorciones de GEI, situación que puede explicarse por la gran cantidad de bosque en la zona.

 

Por ejemplo, la Región de Aysén absorbió prácticamente todo lo que emitió la Región de Antofagasta en un año. Puedes revisar la siguiente gráfica con el detalle:

https://www.dataintelligence-group.com/data/visualizador/3
Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here