Oficina de Género UDA promovió la reflexión sobre los derechos de las mujeres en la asignación de roles y remuneración en el trabajo

0
55

A través de streaming se transmitió el conversatorio dirigido a la comunidad de la Universidad de Atacama, organizado por la Oficina de Igualdad de Oportunidades y Equidad de Género.

 

Fabiola Rivero Rojas, abogada, coordinadora de la Unidad de Equidad e Inclusión de la Universidad de Antofagasta, inauguró el encuentro virtual. Con un breve vistazo por la historia del asentamiento de las sociedades a lo largo de la historia comenzó su presentación, enfatizando que el rol de cuidados asignado a la mujer tienen una base en la actividad productivas andina que se instala definitivamente con el paso de las trashumancia a los asentamientos fijos  “En ese sentido, a pesar de que las mujeres hemos estado desde el inicio en el desarrollo de la igualdad de nuestra región, dentro de la macrozona norte, tradicionalmente somos postergadas y relegadas. Para superar estos obstáculos es importantes que las Universidades del Estado desnaturalizan, desde la experiencia científica, estudios y diagnósticos, el hecho de que no existen ninguna justificación para mantener inalterables la división sexual en el trabajo, asociadas a los roles culturalmente asignados”

 

El programa continuó con la intervención de Patricia Pineda Lemus, trabajadora Social, activista feminista, especialista en enfoque de Género y Gestión Pública. En su relato puso en contexto el papel que juega el sistema económico capitalista, particularmente en el trabajo perpetuando sesgos patriarcales en la asignación de funciones “Este modelo económico distribuye vacantes de trabajo y aún así la orden jerárquica del patriarcado se encarga de dejar a las mujeres relacionadas a los cuidados y la sensibilización que puedan otorgar este rol estereotipado femenino” sostuvo Pineda. Para dar cuenta de la situación país entregó datos importantes “Según el Registro Social de Hogares, el 65% de las mujeres se dedica a las tareas de servicio y de vendedora de comercios, esto sucede porque el sistema reconoce el componente activo de la sensibilización que existe en lo femenino y le asigna funciones como vendedoras o atención de público. Otro factor es la participación laboral del último periodo en Chile. En hombres llega al 65% y sigue bajo en mujeres, esto tiene que ver con las políticas públicas ineficientes para la inserción laboral de las mujeres, entre otras situaciones” puntualizó la trabajadora social.

 

Por su parte, Karen Torres Navea, abogada, Diplomada en Género y DD.HHs Universidad de Chile, al momento de su presentación destacó, en materia laboral, algunos aspectos importantes que han marcado la desigualdad en la vida de las mujeres. Particularmente se abocó a las cargas laborales y los efectos que se acentuaron por la pandemia “Siendo madre o no, asumieron una doble o triple jornada laboral y además el cuidados de niños, niñas, enfermos y no enfermos incluso. Porque históricamente se nos ha asignado la responsabilidad exclusiva de estos roles en el espacio privado de las familias.

 

Con las preguntas de la audiencia virtual presente finalizó el conversatorio 8M, que estrena la agenda de actividades que la Oficina de Género UDA proyecta para el resto del mes; entre las que destaca la presentación del Primer Diagnóstico de Relaciones de Género de la Universidad de Atacama, el inicio de la construcción del plan de Igualdad y la reformulación de la Política de Igualdad de Género ajustándose a los nuevos estándares que incorpora la ley 21.369.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here