A más de un año de la victoria comunitaria que significó el dictamen de clausura total y definitiva
del proyecto Pascua Lama –y sin que esta se concrete aún– la compañía Barrick Gold acaba de
presentar una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de un plan de cierre modificado cuyo fin
último es cerrar el sistema de tratamiento de aguas. Además de ello, el director de Medio
Ambiente, Permisos y Comunidades de la empresa, Sergio Vives, se dio el lujo de comentar en la
reciente Expomin 2021 que: “las intenciones de revivir la iniciativa siguen ahí” porque tienen
“derecho, como cualquier otro, a seguir investigando porque sigue siendo un activo de la
compañía”.
Como comunidad organizada y habitantes del Valle del Huasco declaramos lo siguiente:

  1. Barrick no es cualquier empresa ni Pascua Lama es cualquier proyecto. Se trata de una
    empresa criminal y ecocida que destruyó con su mina los ecosistemas en la alta cordillera
    que nos sostiene –incluyendo glaciares, humedales y llaretas– y contaminó con metales
    pesados el río y a la población que depende de este, poniendo en riesgo la salud de la
    población de Chollay y el Valle.
  2. Tampoco es una empresa confiable. Previo al fallo de clausura, recibió más de nueve
    sanciones, razón por la cual no se le pudieron aplicar más multas y la única solución fue
    decretar su cierre definitivo. Siempre ha actuado con trampas, incumpliendo la legislación
    ambiental, como incluso intenta hacer ahora cuando propone un plan de cierre que pretende
    descargar aguas contaminadas a la cuenca del río Estrecho de manera “controlada”, con el
    fin último de no incurrir en más gastos y desmantelar el ya precario sistema de tratamiento
    de aguas que tiene instalado.
  3. Esta empresa no puede reclamar “derechos”, ni menos plantear que hará las cosas “muy en
    coordinación con nuestras comunidades”, según los dichos del mismo ejecutivo. Es una
    empresa que está sancionada y, por lo tanto, lo único que le cabe es el deber de ejecutar la
    clausura definitiva cumpliendo el fallo y en conformidad con la ley ambiental, y dejar de
    intervenir la cordillera y contaminar a las comunidades. Otro aspecto inaceptable es que
    Barrick hable de “nuestras” comunidades, cuál señor feudal. No somos sus comunidades:
    somos los habitantes de estas tierras y ellos un mal vecino al cual no queremos ver más.
  4. Si bien el fallo del Tribunal Ambiental mandata la actualización del plan de cierre, la empresa
    –con su desfachatez y actitud abusiva de siempre– está planteando la idea de que, por no
    haber materializado el proyecto, no habría impactos, por lo que cabe un plan de cierre más
    acotado. Se trata de un intento burdo, cuyo plan acaba de presentar ante el Servicio de
    Evaluación Ambiental, de irse sin un manejo de las aguas que contaminó y sigue
    contaminando.
  5. Cabe dejar claro que el fallo mandata terminar la construcción del sistema de manejo de
    aguas y continuar el tratamiento y el monitoreo. Esa fue precisamente la razón por la cual la
    Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) no revocó el permiso ambiental (la Resolución
    de Calificación Ambiental, RCA) del proyecto, puesto que es la única forma de obligar a la
    empresa a cumplir con el seguimiento ambiental. Llama poderosamente la atención que el
    mismo ejecutivo falte a la verdad e intente confundir a la opinión pública diciendo lo
    contrario en la nota de prensa aludida.
  6. En el momento constituyente en el que nos encontramos como país, nos alegramos de las
    señales claras que ha dado la Convención en cuanto a la protección de los derechos de la
    naturaleza y la defensa irrestricta de los derechos humanos. Son esos los derechos que
    deben orientar cualquier actividad económica: el bien común por sobre el bien privado.
  7. Como comunidad reiteramos que Barrick Gold no tiene licencia social para seguir operando
    en la cordillera y nuestra voluntad de continuar luchando por el buen vivir en nuestro Valle.
    Seguiremos defendiendo las nacientes de las aguas en la alta cordillera porque ¡son lo que
    garantizan la vida de todo lo que viene aguas abajo!

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here